Ácido salicílico

¿Qué es?

El ácido salicílico es un componente activo que se incluye en el apósito Hansaplast para Callos. El ácido salicílico es un componente confirmado y aceptado para el tratamiento de callosidades y callos. Ablanda la capa callosa de la piel, así como el epitelio queratinizado (el núcleo del callo), e interactúa con constituyentes celulares y sustancias intercelulares de la capa cutánea externa para fomentar el desprendimiento de las células de la piel (queratinocitos).

Mecanismo de acción.

El efecto del ácido salicílico se produce en las capas superiores de la piel. El ácido actúa relajando la estructura intercelular que mantiene unidos los queratinocitos en el callo. Esto da lugar a una mayor hidratación, que produce la expansión y el ablandamiento del callo (proceso conocido como acción queratolítica). De este modo, se facilita la eliminación mecánica de las células cutáneas. El apósito debe aplicarse en piel seca y limpia y se mantendrá durante dos días. Los resultados deben verse después de cuatro días.

¿Qué son los callos?

Los callos aparecen cuando la piel queda expuesta a una presión puntual permanente. La piel responde entonces formando una zona córnea más gruesa (piel hiperqueratósica) para protegerse de la presión. Si persiste la presión puntual sobre la piel, se forma el callo. Por último, en el punto central de la presión máxima se forma una pequeña masa cónica de piel callosa.

Causas de los callos

La presión puntual es una de las causas principales del desarrollo de un callo. La presión sobre la piel de los pies desde el exterior se opone a la resistencia de los huesos corporales, habitualmente en combinación con cierta fricción, por ejemplo, cuando el calzado roza los dedos de los pies. En consecuencia, las causas principales de los callos son un calzado mal ajustado, medias o calcetines ceñidos, permanencia en pie durante un periodo prolongado, pies planos, anomalías óseas y deambulación anormal.