Tecnología de Poliuretano.

¿Qué son las cicatrices?

Las cicatrices aparecen siempre cuando la capa externa de la piel, la epidermis, sufre un corte y la lesión se extiende a la dermis. Dado que nuestro cuerpo es incapaz de reemplazar el tejido destruido, la herida es "reparada" con tejido conectivo. En consecuencia, la herida forma una cicatriz que carece de circulación sanguínea satisfactoria, a menudo es irregular y menos elástica y su coloración puede variar.

Tipos de cicatrices

Las cicatrices hipertróficas pueden definirse como tejido conectivo abultado, rojizo, que sobresale por encima del nivel cutáneo circundante y se limita a la superfície inicial de la herida.

Los queloides son cicatrices que aparecen después de un par de meses y se extienden más allá de la superfície inicial de la herida, como resultado de la producción sobrante, excesiva, de fibras de tejido conectivo.

Las cicatrices atróficas se sitúan por debajo del nivel del tejido cutáneo circundante y se deben principalmente a un número reducido de fibras colágenas dentro de la herida inicial.

Para más información, haga clic aquí.

¿En qué consiste?

En el tratamiento de las cicatrices ha podido demostrarse que los apósitos elaborados con poliuretano afín a la piel (una tecnología confirmada y demostrada en el medio hospitalario para el tratamiento de heridas), ejerce presión sobre la cicatriz al mismo tiempo que incrementa la temperatura de ésta. Estas dos acciones físicas producen un efecto importante sobre la reorganización natural del tejido cicatricial: Aumenta la actividad de la colagenasa, un enzima clave en el proceso de remodelado, se activa la microcirculación en la cicatriz y se obtiene un mejor flujo sanguíneo.

¿Cómo actúa?

El Reductor de Cicatrices Hansaplast es un tratamiento eficaz que contribuye a reducir la visibilidad de cicatrices hipertróficas y queloideas*. En estudios clínicos se demuestra su efecto de refuerzo en el proceso de remodelado del tejido cicatricial*. El poliuretano incrementa la temperatura y la circulación sanguínea en el tejido, activando el metabolismo corporal y respaldando la reestructuración del tejido conectivo. Los primeros resultados de cicatrices más claras y lisas se hacen visibles al cabo de 3 a 4 semanas, con previsión de éxito significativo al cabo de 8 semanas de tratamiento continuo.

* Klopp R et al., Journal of Wound Care 200; 9(7):319-324
Mensing H. et al., Aktuelle Dermatologie 2003; 29:230-235
Schmidt, A. et al., Treating. Journal of Wound Care 2001;10(5):149-153
Wigger-Alberti W et al., Journal of Wound Care 2009; 18(5):208-14