Heridas posoperatorias

Las heridas posoperatorias, llamadas también heridas quirúrgicas, las llevan a cabo profesionales médicos mediante una incisión precisa y específica en condiciones de esterilización.

Se caracterizan por sus bordes regulares, limpios y nítidos, y suelen estar cerradas con puntos, pegamento o grapas de sutura. En estos casos, se recomienda un cuidado en seco de la herida, es decir, cubrirla con una venda sin crear unas condiciones de humedad para la curación. Una venda adecuada para las heridas posoperatorios suele estar esterilizada, ofrecer una buena barrera, absorber o exudar fluido, mantener la herida seca y adherirse correctamente a la piel, pero permitir retirarla fácilmente y no pegarse a la herida. El tamaño de la venda y de la capa de contacto debe elegirse siempre en relación con el tamaño de la herida para asegurarse de que la zona se cubre por completo de forma segura. Como alternativa, se puede usar una compresa esterilizada combinada con una fijación no esterilizada, por ejemplo, con esparadrapos" en función de la ubicación de la herida y las preferencias personales. 

¿Por qué es importante curar la herida de forma adecuada?

Es importante garantizar un cuidado adecuado de las heridas posoperatorias para evitar infecciones, reducir las cicatrices, minimizar el dolor durante los cambios de vendas y proporcionar un tratamiento sencillo, cómodo y seguro para que el proceso de curación se lleve a cabo sin complicaciones. 

Para ello, se deben tener en cuenta diferentes aspectos1:  

Antes de la operación (etapa preoperatoria), el paciente debe prepararse individualmente de acuerdo con el tipo de cirugía y de su riesgo personal.  

Durante la operación (etapa intraoperatoria), se debe asegurar el cumplimiento de todas las regulaciones relativas a la higiene (requisitos estructurales, ropa y procesos). 

Tras la cirugía (etapa posoperatoria), se aplica la primera venda en el quirófano y el cirujano decide todo lo relativo al tratamiento y los cambios de la venda. Habitualmente se deben usar vendas esterilizadas. El paciente debe recibir información, por ejemplo, sobre reglas básicas de higiene, sobre que el cambio de venda se debe realizar en condiciones higiénicas o antisépticas (técnica no táctil, protección frente al agua) y sobre el hecho que la herida debe observarse con frecuencia para detectar posibles complicaciones a tiempo. 

La última etapa es de la que debe encargarse el paciente.  

¿Cómo se cuida una herida de forma adecuada?

El cuidado de la herida posoperatoria está siempre relacionado con la situación específica de la herida, y el tratamiento debe seguir las recomendaciones del médico. 

Tras el primer vendaje de la herida realizado por el cirujano, suele quedar protegida por una venda esterilizada. La venda suele cambiarse por primera vez aproximadamente dos días* más tarde, y el médico debe observar la herida. 

A continuación, le venda debe cambiarse a diario (aunque esto depende de cada caso y lo indicará el médico). El paciente puede realizar esta tarea en casa. 

Asegúrate de:

  1. Usar siempre vendas esterilizadas
  2. Respetar las reglas básicas de higiene
  3. Cambiar la venda en condiciones higiénicas o antisépticas (técnica no táctil, protección frente al agua) 
  4. Observar la herida con frecuencia para detectar posibles complicaciones

En general, entre 6 y 12 días* más tarde, el médico quita los puntos o las grapas de sutura.  

* cada caso es diferente; tu médico debe tomar esta decisión 

 

Condiciones de esterilización

A menudo, en casa no se dan condiciones de esterilización, pero no se requieren para heridas sin complicaciones. Sin embargo, las heridas posoperatorias deben tratarse con vendas esterilizadas para reducir el riesgo de infección. Es importante aplicar la venda de forma higiénica: Lávate las manos antes del tratamiento, ponte guantes y no toques la capa de contacto cuando abras o apliques la venda (técnica no táctil). 
Volver al inicio

Opciones de tratamiento para las heridas posoperatorias en casa

El cuidado de la herida posoperatoria está siempre relacionado con la situación específica de la herida, y el tratamiento debe seguir las recomendaciones del médico.  

Cuando trates una herida posoperatoria, asegúrate de lavarte bien las manos, ponerte guantes para prevenir infecciones y usar vendas esterilizadas.
Hansaplast ofrece diferentes productos para garantizar un cuidado adecuado de las heridas:
  1. SPRAY PARA HERIDAS – PASO 1: LIMPIA LA HERIDA

    El spray para heridas Hansaplast puede usarse para realizar de forma sencilla la limpieza antiséptica por irrigación mecánica de las heridas leves, como cortes, abrasiones, quemaduras de primer grado y de segundo grado leves, y ampollas abiertas. También puede usarse para heridas crónicas y para el cuidado de heridas posoperatorias si tu médico te lo aconseja. El spray para heridas Hansaplast también ayuda a eliminar costras o vendas obstruidas.
  2. COMPRESA ESTERILIZADA – PASO 2: SECA SUAVEMENTE LA HERIDA

    Seca suavemente la herida con una compresa esterilizada. La compresa esterilizada Hansaplast presenta una alta absorbencia y está confeccionada en algodón 100%. 
  3. APÓSITOS ESTERILIZADOS SENSITIVE XL/XXL/3XL/4XL y AQUA PROTECT XL/XXL – PASO 3: APLICA UN APÓSITO ESTERILIZADO

    Los apósitos esterilizados Hansaplast Sensitive XL/XXL/3XL/4XL y Aqua Protect XL/XXL protegen de infecciones y permiten que la herida se cure en seco. 

    Los apósitos Sensitive XL/XXL/3XL/4XL esterilizados y especialmente respetuosos con la piel protegen de las infecciones con la mayor comodidad.  

    Con su película transparente y flexible y su fuerte adhesión, los apósitos esterilizados Aqua Protect XL/XXL evitan las infecciones al permitir que la herida se cure en seco mediante la protección resistente al agua, ideal para la ducha.

Ambos apósitos:

  • están esterilizados
  • aprobados dermatológicamente*
  • presentan una gasa antiadherente para heridas de alta absorbencia
  • protegen de las infecciones
  • pueden usarse en cortes, abrasiones y heridas posoperatorias 

*compatibilidad con la piel aprobada dermatológicamente 

Como alternativa, se puede usar una compresa esterilizada combinada con una fijación no esterilizada, por ejemplo, esparadrapo, fijación para áreas de gran tamaño o venda cohesiva, en función de la ubicación de la herida y las preferencias personales. 

La venda debe cambiarse con frecuencia siguiendo las recomendaciones del médico. Esto también te da la oportunidad de observar la herida con frecuencia para detectar posibles complicaciones. 

¿Qué puedo hacer para favorecer el proceso de curación y reducir el riesgo de dejar cicatrices cuando la herida se cierra?

Tras unos 14 días*, la herida se cierra y se pueden llevar a cabo tratamientos adicionales.  

La POMADA PARA CURAR HERIDAS mantiene la piel y el tejido recién curado y la zona que lo rodea flexible e hidratado.

El reductor de cicatrices reduce visiblemente la visibilidad de cicatrices rojas y con relieve, y los primeros resultados pueden observarse en un plazo de 3 o 4 semanas.

Ambos productos pueden usarse en cuanto la herida se cierre y se elimine la sutura. 

 * cada caso es diferente; tu médico debe tomar esta decisión 

Volver al inicio

Qué hacer y no hacer para que la herida se cure adecuadamente

Qué hacer

Mantén la herida protegida con vendas secas y esterilizadas

Cuando te duches, asegúrate de que la herida está totalmente cubierta por una venda esterilizada resistente al agua
Consulta con tu médico en caso de que la curación no sea la deseada o si notas signos de infección. Signos de infección: signos de enrojecimiento, calor, dolor, secreción e hinchazón en la herida

No hacer

NO uses prendas ceñidas sobre y alrededor de la herida
NO uses alcohol, productos químicos, jabones ni remedios caseros en o alrededor de la herida
Evita fumar, ya que se ha demostrado que afecta de forma negativa al proceso de curación