Una persona espera a que le recojan las maletas junto a la carretera

¿Levantar peso? ¡Sí, tú puedes!

¿Quién dice que la zona lumbar dolerá a causa de levantar peso? No sucederá si fortaleces la espalda.

LEVANTAR PESO DE FORMA "ERRÓNEA" NO EXISTE

Todos conocemos situaciones en la vida cotidiana por las que tenemos que levantar objetos pesados, como mover cajas, levantar brevemente a un niño, mover muebles pesados, etc...Sin embargo, el levantar peso puede infligir un problema en tu zona lumbar. Es importante tener en cuenta que esto no se debe al uso de una técnica de levantar peso "incorrecta". Después de todo, ¿por qué tendría que ser el levantar una caja más difícil que el de una pesa en su gimnasio?

Espalda de una mujer: levantar peso no tiene porqué infligir un problema a la espalda.
Levantar peso no tiene porqué infligir un problema a la espalda.

Lo importante es saber que tu cuerpo te informará de lo que es capaz de hacer y en qué medida puede cooperar. Asimismo, no hay procedimiento correcto o procedimiento incorrecto. Como es natural, tu cuerpo utilizará un abordaje lógico y el físico más natural para levantar la carga.


SALVAVIDAS DE LA ESPALDA: CONSEJOS PARA LEVANTAR PESO.

Lo mejor que puedes hacer a favor de tu espalda es reforzarla por medio de ejercicios regulares.
¡Acude a nuestra biblioteca de vídeos y actúa en consecuencia! Adoptar una actitud razonable con respecto a tus tareas de levantar peso también ayudará:

1. Planifica antes de levantar cargas pesadas. Saber lo que estás haciendo y dónde lo estás haciendo te evitará efectuar movimientos incómodos mientras levantas algo pesado. Aclara primero el procedimiento y si levantas algo con otra persona, aseguraos ambos de estar de acuerdo sobre el mismo plan y dirección.

EVITA MOVIMIENTOS INCÓMODOS Y REPENTINOS PLANIFICANDO POR ADELANTADO.2. Examina la carga: Una situación clásica que tensará los músculos de la espalda: Tratar de levantar cajas que crees que están vacías pero que, en realidad, están llenas. Con objeto de descubrir lo pesado que es el objeto, puedes tratar primero de tocar ligeramente una caja con el pie o levantarla cuidadosamente una pulgada antes de tratar realmente de levantarla. Si es demasiado pesada para ti, no intentes demostrarte que puedes hacerlo; limítate a pedir ayuda.

Planifica antes de levantar cargas pesadas y evita movimientos incómodos
Planifica por adelantado y trata de evitar movimientos incómodos.
Mujer levantando cajas, cuidado de la zona lumbar
Contempla el levantar peso como un ejercicio.

3. Vístete para el éxito: El uso de ropas ceñidas puede impedirte el empleo de una biomecánica correcta, como flexionar las rodillas especialmente cuando levantas peso. Trata de usar ropas holgadas cuando sepas que vas a efectuar esta clase de tarea.


PODRÍAS QUERER REDUCIR...

Si no eres un campeón de levantamiento de pesas y crees que tu zona lumbar no está preparada para el desafío, comprueba si puedes minimizar…

01

Divide el objeto en partes más pequeñas

El peso del objeto. Si tu espalda no está bien equipada para la carga, divide el objeto en partes más pequeñas.

La duración de las actividades de levantar peso. Es más probable que sufras  una lesión si estás fatigado.

02

03

La velocidad de levantar peso: No se trata de una carrera y no hay medallas que puedas ganar.

La distancia a la que debe ser transportado el peso. Asegúrate de que el trayecto esté libre de obstáculos.

04


¡AY! MI ESPALDA DUELE

Recuerda que el dolor no es perjudicial.

¿Es demasiado tarde y tu zona lumbar ya te está doliendo? Se consciente del hecho de que dolor no equivale a perjuicio: La espalda no se "fatigará" por esta causa y, en la mayoría de los casos, se recuperará rápidamente, es decir, siempre que se haya excluido un traumatismo o una enfermedad. Si no estás seguro de la causa del dolor de espalda y percibes que el dolor no desaparece después de unos días, acuda al médico. Vigila también la presencia de señales, como un dolor que se propaga a la pierna (ver también la Sección de Ayuda Instantánea para el Dolor Lumbar).

01

Hansaplast ABC plaster proporciona calor a la zona lumbar

Aplícate calor: Si no hay hinchazón y sientes que el dolor obedece a causas mecánicas, puedes probar la aplicación de calor moderado. El calor es favorable y ayudará a aliviar la tensión muscular además de actuar favorablemente en caso de músculos endurecidos o contraídos. Prueba con la aplicación de un Hansaterm Apósito Adhesivo Medicamentoso sobre la zona afectada, ya que te proporcionará calor intenso y persistente y, al mismo tiempo, bloqueará la transmisión del dolor.

La temperatura ayuda: podrías tratar de enfriar la zona con un cold pack (el hielo es un aliviador natural del dolor y actuará en caso de hinchazón o protuberancias). Depósitalo sobre el lugar dolorido. Si percibes que te ayuda, déjalo en el sitio durante no más de 10 minutos cada hora. Acude a un médico si sospechas la presencia de inflamación.

Aplica hielo en la zona lumbar para mejorar el dolor

02

En caso de duda, acude siempre a un médico...
A menos que seas un profesional médico no serás capaz de conocer la procedencia del dolor de espalda. Los músculos contraídos se aliviarán por medio de CALOR, mientras que  el FRÍO ayudará a reducir los síntomas agudos de dolor inflamatorio, protuberancias e hinchazón. Comprueba lo que es útil en tu caso y acude a un médico para establecer un diagnóstico y tratamiento adicionales.

5 CONSEJOS DE ORO PARA AYUDARTE A PREVENIR EL DOLOR DE ESPALDA.

La mejor medida para cuidar tu columna vertebral y espalda es evitar lesiones y distensiones en lugar de afrontar sus consecuencias.
Por lo tanto, es conveniente incorporar algunos de estos consejos a tu vida cotidiana:

Imagen de un hombre que enseña cómo mejorar la postura de la espalda

Mujer realizando estiramientos antes de levantarse de la cama por la mañana

3. Aléjate de ello: Caminar mantiene la espalda sana por el acondicionamiento de todo el cuerpo. Su ritmo natural de contracción y relajación de la tensión fortalece los músculos posturales. Un pequeño paseo puede contribuir también a que el cuerpo libere endorfinas, hormonas que reprimen el dolor. Trata de pasear o practicar algún otro ejercicio aeróbico durante 20 minutos al día, tres veces por semana. Procedimientos como la natación, el ciclismo y las carreras, el yoga o Pilates, son también satisfactorios.

4. Sueño sustentado: El colchón debe proporcionar un apoyo correcto, ser plano y regular y no hundirse. Una cama pierde una cantidad enorme de firmeza a medida que envejece. Un colchón es como un par de zapatos. Puede adecuarse a tus necesidades durante algún tiempo, pero se desgasta a medida que transcurre el tiempo. Invierte en un buen colchón. Habitualmente, uno de dureza mediana es mejor que otro muy duro. Sin embargo, examina el más adecuado antes de comprarlo y si prefieres o no uno blando o duro. Un buen indicio es dormir más confortablemente en una cama específica de hotel.

5. El tabaco es tabú: Aunque puedas preferir no querer escuchar esto, el consumo de tabaco no sólo es malo para la salud general, sino que también lo es concretamente para la espalda: Incrementa el envejecimiento global de la columna vertebral. Trata de suprimir el hábito lo más pronto posible si sufres problemas de espalda.

1. Enderézate: Para mejorar la postura, sigue alguno de los ejercicios de nuestra  video library. O intenta efectuar este ejercicio: Pónte de pie frente a una pared o siéntate en una silla del comedor asegurándote de que tus hombros y nalgas tocan la pared o la silla. Desliza el brazo en el espacio entre la zona lumbar y la pared o silla, y ladea las caderas de manera que el espacio extra quede eliminado. Permanece en esta posición mientras cuentas hasta 20 y te miras en un espejo para ver si te gusta el aspecto de tu postura. Efectúa este ejercicio una vez al día durante tres semanas para asegurarte de que el mantenimiento de una postura favorable llegue a ser un hábito. Después de unas pocas semanas de ejercicio, observarás que tu postura mejora.

2. El estiramiento matutino: Si te sientes rígido por las mañanas, puedes iniciar el día estirándote mientras permaneces todavía en la cama. Antes de levantarte, estira lentamente los brazos por encima de la cabeza y, a continuación, flexiona suavemente las rodillas hasta alcanzar el tórax, una cada vez. Cuando estés preparado para sentarte, gira hacia el lado de la cama y usa el brazo para ayudar a afianzarte. Pon las manos sobre tus nalgas y lentamente inclínate hacia atrás para extender tu columna vertebral.

Practica ejercicio cada día para mantener tu espalda sana

El consumo de tabaco es perjudicial para la salud de tu espalda


Rogamos tener en cuenta que ninguno de los consejos o recomendaciones anteriores sustituye el asesoramiento médico. Importante: Consulte con un profesional sanitario en caso de traumatismo o si sospechas un desgaste de las articulaciones o un proceso médico como una fractura. Debes consultar con un médico en aquellos casos agudos en los que el proceso se acompaña de enrojecimiento, hinchazón o hipertermia de las articulaciones, trastornos articulares progresivos o dolor intenso y/o se asocia a síntomas neurológicos (por ejemplo,  entumecimiento, hormigueo, pérdida de movilidad).

Para información adicional respecto a los productos Hansaplast, rogamos contactes con nosotros por email en argentona.contact@beiersdorf.com. Lee minuciosamente las instrucciones para uso que figuran en los envases de nuestros productos.